ACERCA DECONTACTO

3 libros que cambiaron mi manera de ver la vida.

05 septiembre 2017


Hoy vengo a hablarles de 3 libros que cambiaron por completo mi perspectiva. Son obras de ficción que cuentan una historia pero al mismo tiempo se discuten cuestiones filosóficas de diferentes aspectos de la vida como el propósito de la vida, la ética, la moral, el amor, el sexo, la política, etc.
Hasta hace poco conocí este tipo de literatura. Siempre he sido fanática de los clásicos y desde chica leo novelas románticas (Austen, hermanas Brontë), de aventuras (Julio Verne) o policiacas (Agatha Christie) que son clásicas. No fue hasta que empecé a leer a Hemingway que me enamoré de este tipo de libros que te dejan un mensaje más allá de la historia.
Verán, ya me había topado con este estilo antes, lo leí en El extranjero de Camus, pero me atrapó totalmente en Paris era una fiesta de Hemingway. Yo le llamo novela filosófica (y así esta también en wikipedia pero no hay mucha información al respecto).
Vamos en orden cronológico ya que si tiene importancia. En fin, empecemos.
“I opened myself to the gentle indifference of the world.”
Leí primero El extranjero para un trabajo de la escuela y me dejó totalmente impactada. Es un libro corto con una historia banal que tiene reflexiones que te dejan pensando. El protagonista principal es un hombre que carece de los valores del mundo contemporáneo ya que cree que la realidad en la que vive es absurda por lo que le parece indiferente.
Este libro me dejó sin palabras, una vez terminado no sabía si me había gustado o no y es por eso que creo que hay muchas personas que no le ven sentido, pero eso es porque no lo han explorado y no entendieron lo que el autor quería transmitirnos.
Meursault, el personaje principal, es totalmente indiferente, no muestra ninguna emoción y es lo que no podemos comprender. Hemos leído personajes buenos, malos, enojados, enamorados, tristes, pero imaginen un personaje sin sentimientos y completamente indiferente narrando una historia. Es impresionante, te deja pensando mucho.
Fue publicado a la mitad de la segunda guerra mundial y quiere denunciar a la sociedad y como esta priva al individuo de un sentido de comunidad, lo hace sentir como un extranjero dentro de su propio entorno. Imaginen una nación entera (la historia es en Francia, el autor es francés) destruída por completo por dos guerras mundiales, es un panorama gris y depresivo, es por eso que Camus lo lleva a otro nivel en la que el hombre no tiene metas, pasiones o sentimientos, no tiene nada.
Creo que lo que más me gustó fue como Meursault contaba todo como si fuera un espectador, como si no fuera parte de lo que vivía, me pareció muy interesante.
Les comenté arriba como es que no sabía si me había gustado o no al terminarlo. Después de pensarlo mucho le había puesto 3 o 4 estrellas, pero lo leí hace dos años y aún no puedo sacarlo de mi cabeza, hago referencias, a veces lo recuerdo sin pensarlo y ahora sé que me gusta bastante, así que no dude en cambiarlo a 5 estrellas.
“She was wearing a pair of my pajamas with the sleeves rolled up. When she laughed I wanted her again. A minute later she asked me if I loved her. I told her it didn't mean anything but that I didn't think so. She looked sad. But as we were fixing lunch, and for no apparent reason, she laughed in such a way that I kissed her.”
Este libro me dejó con la intriga de probar un poco más de filosofía contemporánea existencialista y fue entonces cuando me puse a buscar en los clásicos, leí Jane Eyre, 1984, Fahrenheit 451, varias obras de Wilde, Lolita e incluso Benito Taibo. Desde mi muro fue lo más parecido que encontré (con reflexiones más modernas) pero ninguno me convencía. Hasta que recordé un libro que me había recomendado una amiga hace años y decidí darle una oportunidad.
“If you only read the books that everyone else is reading, you can only think what everyone else is thinking.”
Murakami me daba miedo porque sentía que al ser tan famoso y japonés no iba a ser mi tipo de literatura, pero me equivoqué. Tokio Blues habla de un triángulo amoroso a finales de los sesenta situado en Tokio, ¿pueden imaginar la magia de esa época en esa ciudad? Solo por eso decidí leerlo.
Cuando empecé a leerlo, me atrapó el hecho de que la historia empezara en un aeropuerto con un flashback, lo que me atrae de los flashbacks es la reflexión del momento actual y la nostalgia, me atrae que al contar la historia, ésta tiene un toque de emoción y melancolía. Emoción porque es una etapa muy feliz y melancolía por no poder vivirla de nuevo, es cuando nos perdemos en los hubieras, que es probablemente la palabra más peligrosa de todo el vocabulario existente en el mundo.
Me gusta porque en esta novela, Murakami cuenta la historia con reflexiones acerca del amor, de madurar y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo. Toru esta enamorado de dos chicas completamente diferentes, esta Naoko que tiene una frágil estabilidad mental y Midori, que es una chica resuelta que sabe lo que quiere y parece destinada a sufrir.
Lo que me atrae de esta historia es que es feliz sin ser feliz, es real. Es una novela romántica, no entra tanto en el campo filosófico, pero puesto que Murakami es conocido por su simbolismo, podemos encontrar muchas reflexiones escondidas en sus textos. Aparte de que es un libro crudo, con problemas reales de adolescentes, problemas fuertes que son tratados con seriedad y que son la puerta a las reflexiones de la vida y el amor.
“No truth can cure the sorrow we feel from losing a loved one. No truth, no sincerity, no strength, no kindness can cure that sorrow. All we can do is see it through to the end and learn something from it, but what we learn will be no help in facing the next sorrow that comes to us without warning.”
Murakami me enamoró y rompió mi corazón con esta novela tan diferente y llena de verdades que nos da miedo admitir. Habla mucho de la madurez y el dolor.
Me gustó mucho Japón, pero después de esa aventura quería regresar a las entrañas de Francia y escogí Paris.
“By then I knew that everything good and bad left an emptiness when it stopped. But if it was bad, the emptiness filled up by itself. If it was good you could only fill it by finding something better.”
Paris era un fiesta es algo diferente a las novelas anteriores. Primero que nada, no es una historia de ficción sino que es un conjunto de las memorias de Hemingway cuando vivió en Paris en los años 20s. ¿Qué hay más romántico que eso? Un Hemingway joven que se pasaba sus días escribiendo y bebiendo en compañía de el resto de la "generación perdida", Scott Fitzgerald, su excéntrica esposa Zelda, Ezra Pound y Gertrude Stein, la madrina de todos los grandes artistas en cuya casa siempre se reunían. Era una generación que había sobrevivido a la primera guerra mundial, autores que se leían entre ellos y socializaban en cafés/bares casi cotidianamente. Existía Shakespeare and Company de una manera que jamás podremos ver nosotros mismos.
Me gustó que fuera una novela autobiográfica y la manera en la que Hemingway narra sus aventuras te tiene al borde del asiento. Es una vida completamente de artista, te atrapa, te llama, te tienta y sabes que puede matarte al final.
Es una combinación de tragedia, romance, comedia y aventura. Combinado con reflexiones que hace el actual Hemingway acerca del Hemingway joven, ¿como no adorar esa descriptiva?
Me encantó viajar al pasado de esa manera tan mística.
No tengo tanto que decir de este libro pero créanme que, aparte de ser una buena lección de historia que no te dejará olvidar el dolor de la primera guerra mundial, es una lectura que realmente no puedes dejar ir. De Hemingway intenté leer antes El viejo y el mar pero no me llamó mucho y no lo terminé, después de leer este supe que el estilo de Hemingway era diferente y pronto tendría que darle otra oportunidad con una perspectiva diferente. Me enamoré de Paris en los 20s, es probablemente mi época ideal y la razón por la que quiera vivir en Paris al menos un año.
“If you are lucky enough to have lived in Paris as a young man, then wherever you go for the rest of your life, it stays with you, for Paris is a moveable feast.”

Estos son los 3 libros que cambiaron mi manera de ver la vida. En otras palabras, libros que creo que todos deberían leer o al menos darles una oportunidad una vez en su vida.
Y aquí no se acabó mi viaje, después decidí recorrer el resto de Europa. ¿Quieren escuchar mis aventuras por España y República Checa? Les prometo que valen la pena.
Espero que no se les haya hecho pesada la entrada, quería poner 5 y acabé con 3 porque si es un poco mucho texto.
¿Ustedes que libros han leído que les hayan cambiado su vida?

1 comentario:

  1. ¡Aplausos! Explicas muy bien tu experiencia con ellos, y créeme que muy pocas veces he visto eso porque la mayoría se centra más en explicar si les gusta un libro o no sin ir más allá. Tengo varios libros que me cambiaron la vida como dices; libros que de una u otra forma me marcaron y que significan mucho para mí. Ya que nombraste tres, pues yo también te diré tres: Kafka en la orilla, de Murakami; Caramelos, de Mian Mian; y Sunset Park, de Paul Auster.

    Los tres los he leído en momentos muy difíciles y, aunque es difícil aceptarlo, creo que me han salvado la vida en más de una forma.

    Me resulta muy curioso ver Tokio Blues, pues es el primer libro de Murakami que yo quería leer pero por cosas del destino no fue así y ahora lo sigo posponiendo no sé para cuándo. Pero presiento que me va a llegar mucho. También quisiera leer El extranjero, pero prefiero esperar a que "me llame" él y no al contrario.

    Sobra decir que me gustó mucho la entrada, y por supuesto espero más partes :D.

    ResponderEliminar

“I am so clever that sometimes I don't understand a single word of what I am saying.” (Wilde)

Real me por Andrea |19.06.10